¿Cómo emitir una factura de particular a empresa en un alquiler temporal?

¿Cómo emitir una factura de particular a empresa en un alquiler temporal?

Las empresas que alquilan pisos para alojar a los trabajadores que se desplazan temporalmente por motivos laborales, deben llevar un registro de los gastos por el arrendamiento en su contabilidad. De este modo,  luego pueden declarar los pagos del alquiler como un gasto de la empresa y deducirse el IVA correspondiente en la declaración de impuestos. Para un arrendatario particular es totalmente normal tener dudas sobre el proceso para realizar una factura, pero es necesario entender cómo realizarlas. No debemos olvidar que la factura representa el comprobante legal para este tipo de gastos. Desde Homyspace, hemos creado esta pequeña guía para que, en el proceso de alquiler de particular a empresa, comprendas cómo debes formalizar la factura.

¿Tengo que ser autónomo para realizar facturas a empresas?

La primera duda que siempre surge en este proceso es si, como arrendatarios, debemos darnos de alta como autónomos para poder emitir facturas. La respuesta es: no. No es necesario. Tan solo tienes que darte de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores de la Agencia Tributaria (modelo 037) para poder comenzar a facturar. Ten en cuenta que se trata de un trámite sencillo y que registrarse es esencial, puesto que emitir facturas sin formar parte de este censo supone una infracción.

¿Qué información debe incluir la factura?

Información que debe incluir la factura de alquiler para empresas Una factura es un documento legal y, por tanto, debe incluir una serie de datos fundamentales. Los más relevantes son:
  • Número de factura
  • Fecha en la que emites la factura.
  • Fecha de operación, si es diferente a la fecha en que emites la factura.
  • Tu DNI, nombre y apellidos; o la razón/denominación social si eres una persona jurídica.
  • Identificación del servicio prestado, en este caso, el arrendamiento de tu piso.
  • Si tu alquiler no está exento de IVA, debes incluir el tipo impositivo y la expresión “IVA INCLUIDO”
  • Contraprestación total. Es decir, el importe que debe pagarte la empresa.

¿Qué tipo de IVA tengo que facturar?

En caso de que no estés exento del IVA por el arrendamiento del piso, hay porcentajes distintos que debes aplicar a los arrendamientos temporales a empresas:
  • 21% de IVA: es el tipo de IVA general y el que se aplica por defecto a todos los productos y servicios.
  • 10% de IVA: este porcentaje se suele aplicar a los arrendamientos turísticos y otros servicios derivados del sector hotelero, como la limpieza de los inmuebles.
  • IVA exento: las facturas estarán exentas de IVA cuando el alquiler se realiza a empresas donde se detallan los nombres de los trabajadores que van a ocupar la vivienda y donde no se presta ningún servicio hotelero (como limpieza semanal, cambio de ropa de cama, etc.). Es el tipo de factura que aplicamos de forma más general al alquiler temporal para empresas que se realiza en Homyspace. Se regula según esta normativa y les interesa de manera especial a todas aquellas empresas que no tienen derecho a deducir las cuotas del IVA, ya que su exención implica un importante ahorro a tener en cuenta. Pero, eso sí, la designación de los empleados que vayan a ocupar el inmueble no puede demorarse para un momento posterior. Si fuera así, la normativa establece que la vivienda se estaría subarrendando y se perdería la exención en el IVA.
Posteriormente, hay que declarar trimestralmente el IVA incluido en las facturas, mediante el modelo 303. Este trámite se puede presentar online de manera rápida y sencilla. Los gestores personales que lleven tu inmueble en Homyspace te guiarán sobre el tipo de IVA que debes aplicar, ya que escoger el correcto depende de varios factores específicos dentro de la solicitud de alquiler.

¿Cómo afecta a mi Declaración de la Renta?

¿Cómo afectan las facturas por alquiler a empresas a mi Declaración de la Renta? Los propietarios particulares que alquilen su vivienda a empresas deberán además declarar esos ingresos en su Declaración de la Renta o IRPF (modelo 100) como los tradicionales rendimientos de capital inmobiliario. Eso sí, ten en cuenta que no debes incluir el montante global de las facturas del año, sino exclusivamente las sumas de las bases imponibles (sin el IVA, si existiera) y que puedes deducirte todos los gastos que estén relacionados con el alquiler (desde los suministros de agua, luz o gastos de comunidad, hasta los costes de tributos, intereses y amortizaciones bancarias, gastos de asesoría o de conservación del inmueble, etc.).

Conclusión

A la hora de alquilar un piso, normalmente siempre pensamos en una persona física y, sin embargo, el alquiler de particulares a empresas representa una oportunidad, tanto por la seguridad que implica el arrendamiento a una persona jurídica solvente como por los beneficios fiscales a los que, en su caso, podemos acogernos. Ahora que ya sabes que como particular también puedes emitir facturas siguiendo unos sencillos trámites, seguramente ya te estés planteando que alquiler a empresas ofrece buenas e interesantes condiciones.